Krachtgever (1993-98)



Una primera versión del Krachtgever (“El que dona fuerza”), se desarrolló en el marco del Festival TARt’93 en colaboración con estudiantes de la Facultad de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Twente, en Enschede, Holanda. La versión actual se estrenó en 1994 en PERRON 1, Delden y DEAF 94 en V_2, Rotterdam, y consta de entre siete y catorce columnas de dos metros y medio de altura cada una, formadas por cuatro cajas de madera con una anchura total de seis a doce metros. La presentación más grande de esta instalación se hizo por vez primera en el O.K. de Linz, Austria, en septiembre de 1998, para celebrar el Golden Nica, otorgado a la obra en la categoría “Computer Music” del Prix Ars Electronica, 1998. Las cajas se unen con muelles de metal tanto horizontal como verticalmente. Un motor oscilante se ajusta a cada pila de cajas. Estos motores se dirigen por medio de un ordenador que al variar la velocidad de rotación de los motores provoca interesantes interferencias entre las frecuencias vibratorias estimuladas y las frecuencias naturales de la construcción. Dependiendo de la combinación de los motores y de las frecuencias que elijamos, puede ocurrir que, o bien cada caja vibre independientemente, o bien que una pila completa mantenga un movimiento periódico propio, o que una mezcla de vibraciones pueda generarse simultáneamente en diferentes posiciones a lo largo de todo el sistema.

 

 

Cada caja contiene diversos materiales. Estos “traqueteos”, que varían según su volumen, peso y sonido, tienen características sonoras propias. Cuando a través del motor oscilante se estimulan las diversas vibraciones de todos los elementos – los muelles, las cajas y sus contenidos etc.- se produce un extraordinario sistema complejo. Pero a pesar de esta complejidad, la relación entre todos los elementos de la instalación, visuales y auditivos, no es ambigua. Los sonidos son puros, sin amplificación y de gran riqueza –en la tradición de nuestra instalación Was der Wind zum Klingen bringt (1989-90 ). El repertorio del Krachtgever se puede describir como montones de sonidos que varían en fuerza, timbre y ritmo desde lo sutil hasta lo enérgico, desde lo ordenado hasta lo caótico.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas
cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies